6 tips para una Alimentación Saludable

Eva Arús/ enero 26, 2018/ Alimentación saludable, Mis Bocados Preferidos/ 0 comentarios

Hablemos de alimentación saludable, o ¿ya estás harto que te digan lo que has de comer? Aparece en todos los artículos de revistas de salud y nutrición. Pero es un concepto que interesa, porque todos queremos comer bien, alimentarnos correctamente y reflejar salud.

Alimentación saludable versus Alimentación reactiva

No es fácil. De pronto, alguien propone salir a cenar fuera y lo que más nos apetece es ir de tapas, o zamparnos una buena hamburguesa con queso, huevo, beicon, cebolla… Y pensamos para nuestros adentros: “Esto no es sano, pero ¡qué bueno está!”. Así que, como un día es un día, apartamos las culpas de nuestra mente y nos lanzamos alegres y voraces a nuestro festín favorito.

Y la pregunta es ¿estamos haciendo lo correcto? Aunque creas que te voy a decir lo contrario, mi respuesta es SÍ. ¿Por qué vamos a dejar de disfrutar, prohibiéndonos comer alimentos que tenemos en una lista negra?

¿Es posible disfrutar comiendo y seguir una alimentación saludable?

Evidentemente, mi respuesta tiene matices. No hay una única respuesta verdadera que sirva igual para todos.

Primero de todo: ¿Tienes que seguir alguna dieta concreta en tu día a día? No padeces ninguna enfermedad que requiera seguir una alimentación específica, sino tienes alergias, intolerancias, diabetes, obesidad, colesterol, hipertensión… Si es el caso, lo siento, entonces deberás seguir las pautas que tu médico que haya indicado y probablemente, en según que casos, jamás podrás hacer un “extra”.

Pero hoy me dirijo a todas aquellas personas que no tienen ningún tipo de restricción, más que perder algún quilito o simplemente que quieren mejorar su dieta, para seguir una alimentación saludable.

Para todos vosotros, tengo buenas noticias. Podemos seguir una alimentación saludable y podemos permitirnos, de vez en cuando, comer todo aquello que más nos apetezca, por más calórico, saturado, azucarado y indecente que sea.

El quid de la cuestión está en la especificación “de vez en cuando”. Algunos considerarán que es una vez por semana, otros una vez al mes y los menos una vez al año. El problema es cuando el “de vez en cuando” pasa a ser UNA VEZ A DÍA. Eso ya no es un extra, sino que se convierte en nuestra dieta habitual. Y lo peor de todo, pasa a ser un hábito.

Ya tenemos la primera conclusión: nuestra dieta habitual debe ser una alimentación saludable y podemos permitirnos, de vez en cuando, aquellos caprichos culinarios que más nos seduzcan.

Una alimentación saludable puede ser atractiva

¡Por supuesto! Aquí entra en juego nuestra imaginación y como no, la infinidad de recetas que podemos encontrar en blogs, programas de televisión, revistas, comunidades de facebook, canales de Youtube…

Podríamos comer durante meses sin repetir plato, de forma saludable y gustosa. Se trata de no limitarnos a preparar los típicos platos que a mucha gente aburren, sin esos toques picantes, exóticos y sorprendentes que casan perfectamente con verduras, pescados, frutas y legumbres. Un plato de zanahorias hervidas, puede ser un simple plato de esta hortaliza, o lo podemos transformar en unos xips de zanahoria preparados al horno que acompañen un arroz con jengibre. ¿Qué tal te suena? Mira este post en el que aparecen recetas saludables y fáciles y encontrarás recursos web de donde sacar ideas.

Segunda conclusión: cocinar alimentos saludables no significa preparar platos sosos y aburridos.

El gran reto: Equilibrio

Entonces ¿dónde está el problema? ¿Por qué nos cuesta tanto? La clave está en pensar. No ser reactivos sino conscientes.

Seguir una alimentación saludable debe ser un hábito para nosotros. Debemos aprender a comer bien, a nutrir nuestro cuerpo con aquellos alimentos que más necesita para que funcione mejor, para encontrarnos bien. Y podemos hacer de ello una experiencia agradable, solo hay que acostumbrarse a preparar recetas con los alimentos principales de una dieta saludable y cocinarlos de forma atractiva y con gusto. Una vez adquirimos el hábito, ya todo sale rodado.

Y luego está, el no ser demasiado duro con uno mismo, sino permitirse salir a cenar unos fritos al local más grasiento del barrio,  a reservar un menú degustación de 10 platos en aquel restaurante que tanto admiramos, a merendar unos churros con chocolate caliente una tarde con nuestros hijos. Y sin ninguna culpa, pues nos lo merecemos.

Si conseguimos este equilibrio, ya hemos ganado. Al principio tendremos que ser conscientes de estas claves. Cuando nos surja la oportunidad de hacer un extra, deberemos pensar ¿hoy puedo? ¿cuánto hace que no lo hago? ¿cómo llevo mi semana? Pero llegará un día que todo funcionará por inercia.

Los tips de una alimentación saludable

Y ahora llega el centro de nuestra dieta, la que formará parte de nuestro día a día, la que va a conformar nuestro hábito alimentario.

Esta infografía resume perfectamente que pasos vamos a aplicar para que nuestra alimentación sea saludable:

alimentación saludable

  1. La fruta debe formar parte indispensable de nuestro día a día.
  2. Las verduras y hortalizas siempre estarán en cada comida: almuerzo y cena.
  3. Hacer 5 comidas al día, no saltarse ninguna, siempre a la misma hora (o lo más parecido posible) y no picar entre horas.
  4. Reducir y no abusar de las grasas y los azúcares, tanto en el tipo de alimentos como en el cocinado.
  5. Comer semanalmente alimentos de todos los grupos de nutrientes: cereales, frutas, verduras, legumbres, pescado, carne, huevos, lácticos, aceite de oliva, especies y hierbas aromáticas, y no olvidemos beber mucha agua.
  6. Comer semanalmente alimentos variados de cada grupo de nutrientes: diferentes frutas (naranjas, peras…), verduras (acelgas, espárragos, tomate…), carne (vacuno, conejo…), etc.

Sigue estas pautas de alimentación saludable y tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Si te gusta lo que lees ¡Compártelo!
Compartir esta publicacion

Acerca de Eva Arús

Estudié una carrera sanitaria, pero la vida que es caprichosa y extraña, me ha regalado muchas profesiones: formadora en hábitos saludables y alimentación, conferencias sobre alimentación e inspectora de higiene alimentaria y seguridad ambiental entre muchas otras, y lo que me enganchó al universo digital, trabajar como copyblogger en una empresa sanitaria. ¡Lo que más me gusta! Mi trayectoria profesional complementa todo lo relacionado con la alimentación, pues he estado en muchas cocinas, viendo entre bastidores cómo se crean platos suculentos. Y por supuesto, mis conocimientos sobre nutrición van a aportar luz para que aprendamos a comer de forma saludable.

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.